martes, 4 de agosto de 2015

Una mamá sola

Esta mañana mientras iba en el coche hacia el trabajo escuchando la radio me ha venido un sentimiento al pecho, acompañado de un nudo en la garganta y un aumento de humedad en los ojos (no recuerdo qué canción ponían y no sé si ésta habrá sido la causante de tal brote). Me he puesto a pensar en mí, en mi vida, en cómo estoy ahora. Tengo 40 años (y no creo que se trate de la depresión de los cuarenta), más bien creo que se trata de una realidad: Estoy sola.
Y ahora vendrá quien me diga eso de “No estás sola, tienes a tu hijo, a tu familia…”.
Pues sí, gracias a Dios, tengo todo eso, y tengo trabajo y amigas (aunque ahora estén lejos), pero estoy sola.
Y también vendrá quien me diga “tú te sientes sola, pero no lo estás”.
¡Claro que me siento sola! Si no no estaría escribiendo este post…
Tengo un niño de dieciséis meses, vivo con mis padres desde hace tres meses (esto es provisional, ya me falta poco para tener listo mi piso), me he mudado de la ciudad en la que he vivido los últimos siete años y en la que nació mi hijo porque me he separado de su padre, he dejado amistades y un barrio y un entorno que me encantan… Así que estoy pasando un duelo. Duelo por el fin de una relación. Duelo por dejar mi casa. Duelo por dejar una ciudad maravillosa con gente “mu perita” y con un clima privilegiado. Duelo por dejar a mis vecinos/as. Duelo por dejar mi coro. Porque sí, también tenemos que pasar el duelo por el apego a las cosas físicas o a las personas que dejamos a tantos kilómetros de distancia. Y seguramente también estaré pasando el duelo por mi anterior vida, la de antes de ser madre, que no era mejor ni peor, era diferente.
Y en todo este movimiento y desapego forzoso, menos mal que está mi familia, menos mal que tengo a mis padres y mis hermanos, menos mal que tengo trabajo, menos mal que tengo a mi niño que me tiene entretenidísima, menos mal que hay gente con quien hablar y reír, menos mal que soy fuerte.
Pero aún así, tengo mis momentos de bajón y tristeza. Porque estoy sola. Y a veces, triste. Y a veces culpable pot sentirme triste. Un rollo. Y es que quien pretenda creer que un hijo te llena todo en la vida, se equivoca. Un hijo llena mucho, muchísimo, pero hay huecos en la vida de una persona que es imposible que los llene un bebé. Y pretender que así sea, pretender que un hijo llene y complete todos los aspectos de la vida de una mujer adulta me parece que es echarle a un niño una carga emocional y una responsabilidad brutales y que no le corresponden.
Adoro a mi niño, estoy encantada de ser madre y lo vivo intensamente (sobre todo teniendo en cuenta que es algo que me costó conseguir y que he deseado toda mi vida). Esa parte la tengo cubierta. Pero otros aspectos de mi vida están vacíos, hay huecos, que seguramente se irán llenando, porque tengo buen ánimo y buena predisposición. Será cuestión de tiempo. Pero ahora, es así como me siento.
¿Habéis vivido una separación o cambio de ciudad después de ser madres/padres? ¿Cómo lo habéis llevado? Es normal sentir pena, ¿verdad?
Un saludo.

18 comentarios:

  1. Hola Yolanda!!!!
    Yo nunca he estdo en esa situción así que no puedo saber exactamente como te sientes, pero sé muy bien lo que es un duelo porque ahora mismo estoy en uno, perdí a mi padre hace 7 meses y eso está ahí, por mucho que las otras parcelas de mi vida estén cubiertas.
    Opino como tú, un hijo es una alegría, es la razón para vivir pero no podemos esperar que sea el sustituto de la pareja o de otras personas, es nuestro hijo, sin más.
    Yo creo que necesitas tiempo, tiempo para asimilar lo ocurrido, tiempo para encontrar nuevas inquietudes...tiempo.
    No sé que más decirte ya que es algo tan personal que todo lo que te diga va a ser plbrería, solo tú puedes saber como estás.
    De todas formas encuentro que has sido muy valiente, mucha gente se habría quedado en la zona de confort, no es fácil separarse y además cambiar de ciudad(por mucho que esté tu familia) y tú lo has hecho y sigues siendo alegre y estás volcada en el niño.
    Ayyyy los 40, yo hice 41 y me da vértigo, mis hijos son tan mayores que me asusta lo rápido que ha pasado el tiempo pero por otro lado me veo mejor que nunca.
    Un beso muy grande y si necesitas hablar mándame un privado o por el formulario de contacto de mi blog, estoy para lo que quieras aunque estemos lejos.
    Ya verás como dentro de un tiempo no ves ls cosas tan ml, el tiempo siempre ayuda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gema, eres un sol, gracias por tus palabras de aliento. Ya he vivido situaciones complicadas en vida anteriormente, y al final todo se va superando y, efectivamente, el tiempo es un gran aliado. Mi estado de ánimo ha ido mejorando en el último mes y medio, supongo que ha ayudado el empezar a trabajar. Pero he pasado momentos muy críticos, que espero ya hayan quedado en el pasado. Muchas gracias por tus ánimos. Mil besos.

      Eliminar
  2. Hola. es una etapa normal. Han sido muchos cambios en poco tiempo y dejar la ciudad en la que en una etapa fuiste muy feliz es siempre un momento trágico. De todas formas dale tiempo al tiempo y ya verás como todo irá de nuevo encajando a lo que quieres y necesitas en tu vida. Cuando te den el piso empezarás otra etapa en la que tu dirigirás el rumbo de la vida que deseas. Mucho ánimo... son etapas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Marta. Es normal que eche de menos Málaga, ahora estaría disfrutando de la playita y del pescaíto en la playa, y Manresa es tan aburrida! Jajaja
      Bueno, en breve podré desahogarme porque en sábado salgo de viaje para allá. Serán unas minivacaciones con mi niño!
      Mil besos guapa.

      Eliminar
  3. Mucho animo Yolanda! Yo veo normal que estés haciendo ese duelo y que te sientas sola. Como bien dices, un hijo te da muchas cosas pero te saca muchas otras y además, como mujer necesitas tu espacio propio.
    Mi mejor amiga ha pasado por un divorcio y con un niño de un año y como tú, se sentía sola. Tenía miedo de ya no conseguir pareja, de dónde la iba a conocer, si iba a querer a su hijo, etc etc.
    Animo, que de todo se sale, ya harás tus espacios, tus nuevos amigos y conoceras con el tiempo a un nuevo amor. Primero hay que curar el corazón :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Bea! Afortunadamente estoy mejor ahora que hace dos o tres meses, y seguramente iré mejorando. Lo de encontrar pareja, pues no sé, mientras Daniel sea pequeño lo veo complicado porque le dedico todo mi tiempo a él, menos cuando estoy trabajando... Pero todo llegará, que todavía soy joven! Jejeje
      Mil besos guapa

      Eliminar
  4. Esos huecos se irán llenando. Seguro que sí. Pero esto hay que pasarlo y no es nada fácil. Hay momentos en la vida que parece que las cosas nunca van a ir tan bien como en el pasado, pero el futuro siempre te sorprende y llega un momento que parece que sólo hayas conocido lo que estás viviendo aquí y ahora. Ánimo. Es un cambio brutal y enfrentarlo todo sola da mucho miedo. Pero que eres fuerte se nota en todo tu blog y seguro que pronto vuelves a encontrar tu lugar en el mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Dacil! A veces caigo en la pesadumbre de pensar que tuve un tiempo pasado mejor o que me he equivocado en alguna decisión, pero es verdad que con el tiempo se van viendo las cosas de otra manera y hay que pensar que el futuro me deparará cosas buenas! Mil besos y gracias por tus ánimos!

      Eliminar
  5. No sé si te va ayudar leer esto pero estoy aquí, al otro lado. Gracias por compartir tus sentimientos. Y sí, estás sola en tu caminar, pero no importa: el sol brilla y todo pasará. Aunque tus zapatos solo los puedes usar tú, hay personas a tu alrededor (familiares, amigos, tu hijo) que harán que te vuelvas a cargar las pilas, que tu sonrisa sea más amplia y luzca con más fuerza. Un abrazo cargado de energía y no dejes de sonreír. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rusketa! Qué hermosas palabras! Me ayudan mucho. Mil besos guapa!

      Eliminar
  6. Vaya reina, es muy duro por lo que estas pasando. La sensación de soledad es inmensa y aunque estés rodeada de mucha gente, sencillamente falta algo, y no es algo que sensupere de la noche a la mañana, el duelo el largo. Yo deje atrás mi vida con mis padres hace diez años, y aunque de niña habíamos vivido en España gran parte de mi infancia y adolescencia la viví en otro país, otra cultura, otras costumbres, y aunque siempre viví en un entorno muy español volver siendo adulta y con la idea de formar a mi familia aquí, porque si nos quedábamos donde estábamos nos harían la vida imposible, no es lo mismo, no es el sueño que te inventaste, no son las circunstancias que imaginaste. Te entiendo porque con suerte en diez años he visto a mis padres 5 veces, para este parto no están animados a venir, y aunque mi esposo es un excelente compañero, necesitas el calor y el amor del resto de la familia, y aunque creo q mi situacion es justo al revés que la tuya, se lo que se siente, estar rodeada de gente y sentirte sola. Solo creo que la vida da muchas vueltas, que evolucionamos y aprendemos, y de repente vemos las cosas en otra perspectiva, y el dolor pasa, y el desapego hace su acto de entrada, y dentro de un tiempo no podrás recordar este sentimiento que tienes ahora y esomquerra decir que has dando esa herida. Por ahora llora, desahogarse y siente tu duelo, porque es parte de la vida y la tristeza es necesaria para desahogarse, tomar un respiro y seguir adelante como la triunfadora que eres. 😘😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Vero! Menuda historia la tuya, qué triste tener que separarte de tu familia, menos mal que tienes ese gran compañero!
      No puedo desahogarme como yo quisiera, porque estoy muy ocupada entre mi trabajo y mi hijo, y cuando estoy con él intento estar animada, y eso pesa: no poder llorar, no poder sacarlo y quedarme descansada! Pero como dices, ese sentimiento irá pasando y vendrán momentos buenos. Mil besos y te veo estupenda con tu embarazo, pero cuida esa hinchazón.

      Eliminar
  7. Ha sido todo tan rápido...y el cambio ha sido drástico. Has pasado de ser madre tras mucho mucho esfuerzo, a tener a una familia de tres y, entonces de repente, todo cambia, La relación cambia, y vuelves a tus orñigenes pero sin ser, ni de lejos, la misma que eras. ¿Cómo no quieres sentirte sola? Es un proceso normal. Pásalo, desahógate y acéptalo para integrarlo en tu vida, pasar página y seguir adelante. Hay muchos duelos y miuchas soledades.
    Parece que no, pero el 2.0 ayuda. A mí lo ha hecho.
    Puedes contar conmigo para lo que seas, lo sabes.
    Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Vanesa! Qué palabras tan acertadas! No soy la misma, ni por dentro ni por fuera, y ese proceso a veces me tambalea. A mí también me ayudan mucho las redes y mi blog, es genial. Gracias por tu apoyo. Mil besos guapa

      Eliminar
  8. Acabo de leer tu post (con las vacaciones me he desentendido de internet y ahora me estoy dando a poquitos una vueltecita por los blogs). No he pasado por una experiencia así, pero estoy segura que es un cambio de vida completo y tiene que ser muy duro. De todas formas, estoy segura que poco a poco irás reordenando tu vida, conseguirás adaptarte a tu nueva situación y disfrutar de todas las cosas buenas que vendrán. No te sientas sola: aquí nos tienes, en el mundo virtual, y seguro que en el real no te faltan apoyos. Es un cambio drástico de vida, pero te deseo que los duelos pasen pronto y puedas sentirte plena en todas las facetas de tu vida (no sólo en la de mamá). Besos!

    ResponderEliminar
  9. Hay que ser muy valiente para estar en tu situación y no desesperar a veces, por todo lo que dejas atrás y por esos sentimientos que a veces afloran.
    Pero es un camino que hay que recorrer y que ya tienes medio hecho, y acabarás haciéndolo y lelgando a la meta, acabar de sentirte bien.
    Ya sabes que cuando quieras te puedes bajar con el peque.
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Te entiendo bien, yo también me separé con un bebé y todavía más pequeño, tenía 6 meses. Además tengo otra niña más mayor. Es algo que hay que pasar, es normal que tengas momentos de bajón, claro. Además el bebé te ocupa mucho tiempo, no puedes desahogarte cuando lo necesitas... Aunque por otro lado el bebé seguro que te da mucha energía positiva para pasar este momento.
    Y no estás sola, simplemente te has separado del padre de tu hijo porque supongo que las cosas no iban bien. Es mejor estar sola que en una relación negativa y además esto le pasa a mucha gente en tu misma situación.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario y una vez revisado lo publicaré. ¡Muchas gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja tu comentario

Si has leído esta entrada, deja un comentario con tu opinión, eso me alegra un montón. Te contestaré.