miércoles, 10 de junio de 2015

Lactancia mixta y en diferido

Tanto en la portada de este blog como en mi biografía en redes sociales veréis escrito esto de la "lactancia mixta y en diferido". Hasta que no fui madre y me encontré con dificultades para lactar ni siquiera me había planteado estos términos. Para mí la lactancia era materna, dar teta, o por el contrario, dar el biberón. Pero como muchas cosas que he ido aprendiendo durante la crianza de mi hijo, en la maternidad nada es blanco o negro, no sirven los extremos (al menos en la mayoría de las cuestiones). Así pues, yo he vivido en mis carnes la fusión (palabra no solo vinculada a los estilos musicales y que personalmente me encanta), sino que también la he podido aplicar a mi forma de alimentar a Daniel. La mezcla, la variedad, para mí son enriquecedoras. Pero es ahora cuando me resulta más fácil decirlo y aceptarlo, ahora que veo a mi hijo como se desarrolla perfectamente, no así, si hubiese escrito este post un año atrás seguramente hubiese emergido inevitablemente mi frustración por no poder lactar de una forma "normal".
Escribo este post ahora y no entonces por dos motivos principalmente: el primero de ellos es que hasta ahora no me sentía preparada para explicar cómo fue mi lactancia, nuestra lactancia, porque como he comentado antes, hubiese sido muy visceral y no tenía la perspectiva del tiempo para poder hablar de ello de una forma más calmada. El segundo motivo es porque el pasado domingo mientras pasábamos el día en el campo con unos buenos amigos, me hicieron recordar porqué yo no pude lactar y cuántos fueron los factores que tuve en contra y he pensado que ya va siendo hora de explicarlo aquí.
Quienes sigáis este blog y hayáis leído cómo fue mi corto embarazo y mi parto inducido, ya os podréis hacer una idea de las dificultades obvias con las que me encontré. Para quienes queráis saber como fue podéis leerlo en mis posts Un embarazo de 34 semanas y El Parto que no soñé.
En resumen: al dar a luz en la semana 34 mis mamas no estaban lo suficientemente maduras, el parto por cesárea tampoco ayudó a la "subida" de la leche, estar 45 horas separada de mi hijo después del parto obviamente es la antítesis para poder iniciar una lactancia natural, estar medicada un mes antes y un mes y medio después del parto, pues tampoco ayudó, utilizar pezonera, un mal consejo (por lo menos para mí), un bebé prematuro con poca fuerza para succionar, poca ayuda o comprensión por parte del entorno, la inexperiencia....en fin, una larga lista de obstáculos. Y os aseguro que fueron muchos mis intentos por conseguir amamantar a mi hijo. Pedí ayuda, consejo, me informé. Pero no lo conseguí. 

Superar la frustración (si es que eso se llega a superar algún día) de que tu bebé rechace tu pezón, que no succione, que llore sin parar, que te dé patadas, y sentir que lo estás forzando a hacer algo que no quiere hacer, es de los peores sentimientos que he vivido como madre.
La lactancia de Daniel fue mixta porque ya desde su ingreso en neonatología lo alimentaron con leche de fórmula y eran pocas las ocasiones en las que yo le podía dar el pecho. Tengo que decir que durante sus dos primeros meses conseguí que algunas tomas del día las hiciera con ayuda de la pezonera, pero eran tomas tensas para ambos, donde se caía más leche de la que él tragaba. Según iban pasando los días, eran más las tomas de leche de fórmula con biberó  que las tomas de leche materna. Hacia los tres meses ya apenas se cogía al pecho, rechazaba totalmente la pezonera y podíamos estar quince minutos de reloj intentando que se agarrase al pezón. Entonces tomé la decisión de no ponérmelo más al pecho. Era absurdo insistir en algo que Daniel no quería y ocasionarle tal irritación. Así que me entregué cien por cien a la extracción con sacaleches. Cada vez obtenía menos cantidad de leche. Así que estuve hasta los cinco meses acumulando la leche extraída durante 24 horas y cada tarde le daba a mi bebé un biberón de "mi" leche como merienda (que le encantaba, era el biberón que mejor se tomaba).
Cuando estaba cerca de los cuatro meses, me vi muy animada a seguir con este tipo de lactancia, tuve un subidón de motivación, y me propuse llegar hasta los seis meses. Pero apenas unos días después, era tal mi agotamiento que ya no me veía con fuerzas, y entonces, cumplidos los cinco meses de Daniel, desistí y tomé una de las decisiones que más lágrimas que han hecho derramar hasta ahora: dejar de darle mi leche a mi hijo. 
Y no puedo evitarlo, todavía siento una punzadita cuando recuerdo aquellos tiempos, a pesar de lo duros que fueron para mí, al pensar que mi hijo no volvería a tomar mi leche.
Adoro y envidio a partes iguales a las mamás que amamantan a sus bebés, no puedo evitar que mis ojos se vayan hacia esos pechos llenos y esos bebés agarrados a su pezón. Lo envidio porque yo no lo tuve. No me avergüenza decirlo: ¡Mamás que dais teta, os envidio!
Sobre mi experiencia con el sacaleches podría dedicar otro post, y sobre el decidir lactar o dar biberón, otro. Así que le daré vueltas e igual me animo y os lo cuento.
Ahora, contadme, ¿cómo fue vuestra lacatancia, si la hubo? ¿Disteis pecho o biberón?
Un abrazo.

17 comentarios:

  1. Ayyyy este tema es muy complicado y en maternidad 1 más 1 no siempre son dos.
    Mi hija mayor fue de libro, nació a tiempo(se adelantó unos días), comía, dormía, jamás estuvo mala...todo ideal.
    Llega el segundo y nace prematuro, yo tuve grandes problemas con la tensión...podría estar horas contándolo, y en el hospital le dieron leche de fórmula de mano.
    Mi lactancia fue una complicación tras otra, y acabé igual que tú, con biberones y luego ya con el proceso normal de alimentaciíon complementaria.
    Obviando mis sentimientos, a día de hoy miro hacia atrás y veo que mis hijos están ambos igual de sanos, el mide 1,86 y está en su peso, nunca se pone enfermo, es deportista y totalmente normal, y ella también.
    Nunca han tenido nada digno de mención y se han criado genial, y veo que la angustia que nos produce no dar el pecho es muy superior a los resultados que luego obtenemos.
    Yo he tenido problemas en ese aspecto pero he intentado ser lo mejor madre posible en todo lo demás, como has hecho tú, y eso es lo que importa. Lo bueno de los biberones es que los padres e incluso otros familiares lo pueden hacer, a mi marido le encantaba darle biberón. Y el vínculo que tengo con ambos es muy bueno, creo que el famoso vínculo se crea con el día a día ya que ellos no recuerdan luego su etapa de bebé pero sí cuando les enseñas a montar en bici, estás con ellos cuando hacen los deberes, les ayudas a preparar el agua de los camellos la noche de Reyes o jugáis juntos en la playa, esas son las cosas que quedan.
    Un besín y menudo rollo te he metido pero este es un tema que hace sufrir mucho y ahora veo que no debería ser así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué verdades dices Gema! Ahora que tienes a tus hijos mayores puedes ver con mejor perspectiva que todo ha ido buen aunque la lactancia materna no lo fuera. Yo creo que el problema son las espectarivas que nos creamos. Yo imaginé un embarazo y un parto "prefectos" y no los tuve, luego creí que me compensaría la lactancia materna y tampoco fue bien. Los primeros meses fueron muy duros, pero ahora me doy cuenta que Daniel es un niño que se desarrolla perfectamente, es muy "estándar", me refiero a que ha ido consiguiendo logros como cualquier niño no prematuro: a los seis meses y medio se aguantaba sentado y sacó sus primeros dientes, a los 9 gateó y ha empezado a caminar a los 13 y medio, ya tiene una muela y un colmillo!
      Insisto en que la perspectiva del tiempo es la que nos ayuda a ver la realidad del gran trabajo que realizamos como madres.
      Muchas gracias por tus palabras, súper mamá ;-)

      Eliminar
  2. Hola!!!!

    Te sigo desde hace poquitos días pero ME ENCANTAS!!!!eres genial!!!me gusta leerte, porque te siento sincera y humilde....
    Pues mira con tú permiso te contaré mi experiencia..... yo con mi primer bebé estuve 2 añose y 2 meses con teta,se desteto solita,tuve claro desde el parto (que fue cesárea) qué intentaría dar pecho y de conseguirlo estaría hasta que el bebé quisiera aunque sino lo lograba tampoco me iba a frustrar.... durante ese tiempo disfrutamos juntas.... fui muy muy feliz.....y ahora que he repetido experiencia tengo otro bebé de 4 meses y de nuevo con lactancia materna en exclusiva e instaurada..... para mi dar pecho es algo especial, único e inigualable a cualquier otra cosa, pero repito que no debe causar ningún trauma el no poder darlo,creo que está claro que la leche materna proporciona defensas, crea vínculos muy fuertes entre madre e hijos y vaya por delante que respeto a la persona que opine de otra manera...yo me encontré con opiniones variopintas la gente me decía de todo, hay defensores del pecho sobre todo cuando la criatura es bebé pero cuando ya el niñ@ está más crecidito te encuentras más detractores que defensores , gente a la que sin pedir opinión te deja cortada con comentarios del tipo: "quita la teta ya a esa niña que a este paso va a ir con teta a la comunión!!!!".....más de una mala contestación daría yo a este tipo de personas , pero por educación me callo e ignoro......en fin, no me enrollo más.... yo creo que al fin y al cabo lo importante es disfrutar de tú hij@ de cada momento vivido junto a el/ella,sea con pecho o no.....mil besos y te sigo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras! Me alegro de que tu lactancia haya ido tan bien, es buenísima para los peques, yo lo intenté pero fue escasa, aunque sé que también fue beneficiosa para mi niño. En cuanto a lo de lugar opiniones, te tienen que resbalar, que aquí mucha gente opina sin tener ni p... Idea y además la lactancia es cosa de dos, de la mami y el bebé. Me gustaría saber quién eres por si te puedo seguir por las redes. Besos y gracias.

      Eliminar
  3. Tiene que ser muy duro desear dar el pecho y no poder.
    Con el mayor tuvimos una lactancia de 33 meses, yo estaba embarazada de su hermana y se destetó solo, con la peque vamos rumbo a los 2 años, es verdad que la leche de fórmula no es como la materna en muchos aspectos, pero lo que de verdad importa es crear el vínculo con tu hijo, ya sea amamantado o de biberón.
    Los brazos y caricias se pueden dar de todos modos.
    Seguro que con tus ganas de dar el pecho, si no hay problema y tienes otro bebé, seguro que lo consigues.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es duro querer amamantar y ser "rechazada", sobre todo porque después de lo mal que fue mi parto y la recuperación, creía que la lactancia me compensaría y no fue así. Mala suerte. Pero es cierto que igualmente conseguí el vínculo con mi niño. De hecho le daba los biberones pegado a mi pecho como si les estuviera dando la teta, y lo he llenado siempre de caricias, besos y abrazos. En cuanto a lo de tener otro hijo, me encantaría, pero creo que ya me pilla mayor jeje. Besos.

      Eliminar
  4. La lactancia es muy complicada, incluso sin tener ningún problema, así que en una situación como la tuya me puedo hacer a la idea. Puedes estar tranquila de que hiciste todo lo que estuvo en tu mano, y oye, que tampoco se acaba el mundo por no dar pecho.
    Yo no tenía intención de estar tanto dando la teta, pero ya van 20 meses y ahora el problema lo estoy teniendo para destetarla!
    Besos guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que no es fácil conseguir que una lactancia funcione bien, a veces hay factores que la entorpecen. Me alegro de que a ti te vaya bien. En cuanto a lo de destetarla, no sé que decirte porque no he vivido esa situación, me imagino que como en casi todo habrá que echarle paciencia! Jejeje. Mil besos.

      Eliminar
  5. Ay Yolanda mil gracias a ti por tus palabras, que "verdades"dices maja, siento no poder darte un nombre de blog,ni ninguna red social no porque no quiera, sino porque no tengo hija mía, soy del "prehistórico", ja,ja,ja,como dice mi marido soy "un espécimen en peligro de extinción" en cuanto a clásicos se refiere porque esto de las tecnologías en redes sociales no va conmigo, sólo tengo mail y el correo ordinario de toda la vida,ja,ja,ja, si vieras el móvil del "pleistoceno" que llevo te daría la risa porque hija me apaño faaaaatal con estos táctiles,hasta hace un año y poco aun llevaba uno de "tapa",asique imagínate ....seguiré por aquí, pero cualquier cosa que necesites no dudes en decírmelo, puedo enviarte mi cuenta de correo personal.besos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti y seguiremos en contacto por aquí. Mil besos

      Eliminar
  6. Qué mal lo tuviste que pasar! Debió de ser una experiencia muy dura. Yo también estuve mucho tiempo con el sacaleches: ya sabes que mi hijo pequeño también fue prematuro y como estuvo diez días intubado no pude ni cogerle en brazos y tardé casi un mes en ponerle al pecho, pero sólo tomó mi leche, porque estuve con el sacaleches de un lado a otro para conseguirlo (y luego seguí un tiempo más, hasta que fue capaz de alimentarse bien por sí mismo). Era muy duro, así que entiendo que tantos meses debió de serlo aún más.
    Creo que lo hiciste muy bien: que intentaste lo mejor para tu hijo y que tomaste la decisión correcta al optar por la lactancia artificial. No podías seguir así, por mucha pena que te diera. Todas sabemos los beneficios de la lactancia materna, pero cuando no puede ser, no puede ser. Muchos besos, valiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien que lo conseguiste! Si ya es beneficiosa la lactancia materna para todos, para un bebé prematuro más. El mío tomó mi leche pero era verdaderamente escasa, nunca conseguí pasar de los 30ml en una extracción sumando los dos pechos! Muchos besos

      Eliminar
  7. Ay Yolanda, que dificil se te hizo y me imagino que lo debes haber pasado muy mal. Pero mira ahora que pedazo de niño enorme tienes! Que esta cada dia mas bonito.
    La lactancia materna es muy bonita si va bien, pero no todo el mundo puedo o quiere, por eso no me gusta nada esas "extremistas de la teta" que hacen sentir muy mal a otras mamás.
    Me interesa mucho tu experiencia con el sacaleches, ahora con mi segunda hija estoy pensando en comprar uno (con el primero me prestaron un tigex, con el cual me saque bastantes meses, pero era mas o menos). Tu que marca usaste? Me lo recomiendas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa! Pues sí fue difícil, sobre todo porque tenía un deseo muy fuerte de amamantar a mi hijo y porque, después de lo mal que lo pasé con la preeclampsia y el parto, pensé que me compensaría, pero es cierto que cuando no se puede no se puede, y mi hijo se alimentó durante un tiempo con ambas leches, la materna y la de fórmula, y ahora toma biberones de fórmula con cereales y come de todo!!
      En cuanto al sacaleches, los dos que he tenido son de Medela, el primero fue manual, me iba bien pero acababa cansada de darle tanto, así que me compré el eléctrico, el swing individual (el doble es muy interesante pero costaba bastante más y como a mí solo me salí leche de un pecho, me compré el individual), me costó 154€ en el corte inglés. La verdad es que va muy bien y es bastante silencioso, y tiene dos funciones, la primera de estimulación y la segunda de extracción.
      Espero haberte ayudado. Mil besos.

      Eliminar
  8. Como te entiendo...mi bebe tiene 4 meses y el parto fue normal...desde el principio lo puse al pecho,creía que los pezones planos no importarìan pero no se enganchaba,aconsejaron pezoneras y se engancho rápido pero no succionaba lo suficiente...intente quitarlas y ya no fui capaz,hasta hace poco me peleaba en cada toma y lo iba consiguiendo, en estos momentos con 4 meses llora con sólo ver la teta,extraigo leche pero solo consigo 300ml,cuando duerme aprpvecho y la pongo al pecho y a veces succiona pero estoy a punto de desistir....es súper frustrante😭....siempre me imaginé poder amamantar normalmente y me arrepiento muchísimo de haber usado pezonera,de no haberlo hecho igual sería diferente..

    ResponderEliminar
  9. Hola se que es post es de hace unos meses pero tu experiencia le recuerda algunas cosas a la mia mi hija nació a termino por cesaría el primer mes solo lactancia en exclusiva poca ganancia de peso y mandan fórmula en cada toma mirando atrás es mal asesoramiento la pediatra tuvo que actuar de otra manera peeo mi hija deja mi teta amaba el tetero me rechazaba horrible me sentí tan mal pasaba igual que tú enganchada a el saca leches todo el día y conseguía llenar un tetero de mi leche como tú dices cómo postre el resto de fórmula la verdad me a dado muy duro me saque leche hasta los 6 meses pero cada vez era menos eso me venció no fui capaz y me siento mala madre mi bebé tiene 9 meses y la conciencia estos últimos díase a estado remordiendo mucho es de decir que me hija es muy sana pero ese sentimiento de mala madre no se quita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida, el haberle dado a tu bebé tu leche materna, sea el tiempo que sea y en la forma que sea es lo mejor que has hecho por ti hija. Con primera toma ya le pasaste tus defensas. Obviamente cuanto más tiempo mantengas la lactancia materna más beneficioso es. En tu caso, como en el mío, lo importante ha sido el desarrollo de nuestros bebés. Y lo hemos conseguido. Son niños sanos y, sobre todo, amados. Ese sacrificio extra que supuso para ti estar varios meses con el sacaleches aunque sólo fuese por darle un biberón de tu leche al día te convierte en una madre extraordinaria. Para tu hija eres la mejor madre del mundo. No lo dudes! Mil besos

      Eliminar

Deja tu comentario y una vez revisado lo publicaré. ¡Muchas gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja tu comentario

Si has leído esta entrada, deja un comentario con tu opinión, eso me alegra un montón. Te contestaré.